EMPEZÁ TU COMPRA
Empezar compra

Paté de trucha a la salvia 2+1 GRATIS
Tarul Aike

Novedad!

$227,70IVA Inc.

DESCRIPCIÓN

Imagen ilustrativa
La Resolución Nº 1286, del 19 de noviembre de 1993, constituye la base de la normativa para las producciones ecológicas de origen animal. En ella se define el concepto de producto animal ecológico como "el producto obtenido por medio de un sistema de producción pecuaria sustentable en el tiempo que, a través del uso racional de los recursos naturales, y sin el empleo de sustancias químicas sintéticas u otras de efecto tóxico real o potencial para la salud humana, mantenga o incremente la diversidad biológica y la fertilidad del suelo, optimizando la actividad biótica del mismo como medio para suministrar los nutrientes destinados a la vida vegetal y animal".

Si tomamos estos conceptos y los comparamos con la producción extensiva de las Truchas de Tarul Aike, en el que se respeta el bienestar animal, por mantener a las truchas en sus ambientes naturales, con sus hábitos alimenticios intactos, sin manejos ni utilización de químicos y monitoreos periódicos del ambiente en el que viven, podemos concluir que representan una producción ecológica, por lo tanto orgánica.

Por esta razón, desde noviembre de 2009, nuestras truchas cuentan con un certificado de conformidad de la certificadora Letis S.A, bajo su norma de acuicultura orgánica, el que detalla que a partir de esa fecha nuestra producción cuenta con dichos estándares. Actualmente se sigue el proceso de certificación, el cual se espera que concluya a mediados de este año con toda la cadena productiva (producción primaria, proceso y comercialización) certificada como ORGÁNICA.

El enfoque orgánico de la acuicultura

Durante la última década, la producción mundial en pescado y crustáceos se ha más que duplicado. La acuicultura marina y continental cubre prácticamente 40% de la demanda de los consumidores y participa de manera significativa en la cobertura de las necesidades en proteínas de la humanidad.

A menudo se admite que el desarrollo de la acuicultura es una respuesta racional ante el aumento de las demandas de los consumidores por productos del agua, siendo una forma de disminuir la presión de la pesca sobre los stocks naturales.

El desarrollo de esta nueva cadena de producción animal debe hacerse bajo condiciones aceptables desde el punto de vista económico, pero también tomando en cuenta los aspectos ambientales y sociales.

La integración de las explotaciones acuícolas en el medio ambiente constituye uno de los desafíos de la acuicultura orgánica y ambiental. Esto requiere una evaluación racional de los impactos potenciales de esta actividad sobre los ecosistemas, pero también un desarrollo de nuevas prácticas acuícolas que permitan reducir estos impactos a un nivel aceptable para el medio ambiente.

Certificación LETIS